Amigos meditando juntos: 3

Dirección y contacto

C/ Francisco Gourie, 77-1º  
35002 Las Palmas Gran Canaria

Mail:
maestroeckhart@hotmail.es

Horario:

martes, miércoles y jueves, de 18 a 20 horas
 

 

Celso Navarro Medina, nace en Moya (Gran Canaria) en el año 1950, donde pasa la mayor parte de su infancia. Hijo de padres molineros y panaderos. En su cuaderno: "Memorias de un aprendiz de Contemplación" nos dice:

 

"De mis primeros recuerdos, me vienen las imágenes a la memoria de la figura de mi padre y mi madre. Miguel Navarro, ("Miguelito el molinero", como le llamaban cariñosamente sus paisanos). Su trabajo era cuidar el molino y atender a la gente que le llevaba los granos de millo para tostar en unos grandes tostadores, labor que correspondía a mi madre Rosa Medina, para posteriormente él ponerlos  a moler en la rústica piedra movida por el salto de agua que bajaba por una acequia desde los manantiales de Fontanales.

Ese era su trabajo: vaciar los sacos de grano de millo, en la tolva, luego la piedra los molía y posteriormente llenarlos de gofio en que se convertían.

Me encantaba acompañar a mi madre de madrugada al molino para llevar el grano que había tostado en un lugar de la casa (el tostador). Llegar al molino, respirar el ambiente cálido, el aroma del gofio, sentir el saco caliente de gofio recién molido, y contemplar al molinero -mi padre- con la cara empolvada de gofio, el pelo y las pestañas se le veían blancos. En el silencio me recreaba viéndolo coger con facilidad el saco de gofio, recién molido. Hacia su trabajo al mismo ritmo todos los días, con movimientos pausados. Su figura mirando al gofio y a mi madre, desprendía energía, nobleza y tesón. Le gustaba leer, indagar. Era respetado y admirado en el pueblo".

"Aquí nació de verdad mi camino contemplativo. Fueron mis padres mis auténticos maestros".

Deja Moya, y viene a vivir a la Palmas de Gran Canaria, y posteriormente ingresa en el Seminario Diocesano, donde hace los estudios eclesiásticos. Ordenándose sacerdote en 1981.

Licenciado en Ciencias Religiosas por la Universidad de Comillas, en Madrid. Diplomado en Derecho y Práctica Procesal Canónica en la Universidad de Comillas de Madrid.

Diplomado en Sexología, por Instituto de Ciencias Serológica de Madrid.
Durante los años 78 al 80, en su búsqueda de un camino interior conecta con distintas tradiciones místicas en Francia (especialmente Paris). Allí conecta con la comunidad de "Fils de Dieu", y pasa meses  de convivencia y retiros con ellos.
 

Durante los años siguientes al 80, comienza a cartearse con El moje Zen y Benedictino Padre Willigis Jäger. Visita Alemania, y realiza su primer sesshin de 15 días, con este maestro.
 De sus "Memorias de un aprendiz de contemplación" extraemos:

"Invierno, Febrero, 11 de la noche, cae mucha nieve…

Le veo por primera vez, haciendo zazen, su rostro tenía una expresión dura, pero su espíritu era cálido y estaba lleno de amor. Fui a escucharlo daba el primer Teisho de la mañana. Quede vivamente impresionado. Los asuntos que trato, respondían a lo que yo estaba buscando: ¿Cuál es el objeto de nuestra existencia? ¿Por qué hemos nacido? ¿Por qué vamos a morir? ¿Cuál el  sentido del sufrimiento?

Nuestra vida es efímera, es preciso retomar la búsqueda fundamental, radical. Nuestro problema es el mismo que el de los antiguos: enfrentarse a la vida aquí y ahora. La vida  no se detiene nunca, no cesa jamás de fluir.

Descubrí que Willigis no tenía el aspecto de un monje ordinario.

Aquel primer sesshin de 15 días provocaba en mí una impresión profunda, pero me impresionaba sobre todo verlo en postura de zazen, era una postura bella, solemne y siempre como la de un buda vivo.

Uno de los días cuándo fui a dokusan le pregunté: ¿Por qué hace usted zazen? Me respondió: "Práctico sin meta. Para nada. La auténtica vida del espíritu tan solo puede ser alcanzada allí donde no hay ni búsqueda de provecho, ni temor a la pérdida".

Desde ese momento fui aceptado como discípulo y comenzó la relación más profunda que llevo en el corazón, eso que dice el zen: "De corazón a corazón, de alma a alma"

Allí en aquel invierno, cuando las gotas de la lluvia traían la vida, cerré una etapa de mi vida y me metí de lleno en la vía, descubrí el hecho de sentarse sin más, hacer zazen…"

Posteriormente a la relación personal con este maestro fue formado como Maestro de Contemplación por la Escuela de Contemplación de Würzburg en Alemania.

Autorizado como Maestro por Willigis Jäger para abrir un Zendo en Canarias, con el objetivo de difundir La Contemplación y la práctica de zazen.

En los años 90, su maestro Willigis Jager, le autoriza a nombrar maestros de Contemplación, siendo dentro de la Escuela Alemana de Maestros y Maestras de Contemplación. 

Actualmente es el Director Espiritual del "Centro Caminos Espirituales de Oriente y de Occidente" de Las Palmas de Gran Canaria, donde lleva el seguimiento de personas que caminan en la vida de la contemplación /zen.