Nube vacía

LÍNEA ZEN NUBE VACÍA

La línea de Zen “Nube Vacía” fue creada por Willigis Jäger Kyo-un Roshi en junio 2009. Es la primera gran línea autónoma e independiente de Zen en Europa y tiene su sede en el Benediktushof de Holzkirchen/Baja Franconia.

Willigis Jäger Kyo-un Roshi sigue, por un lado, la tradición de la escuela Sanbô-Kyôdan que fue creada en 1954 por Harada Dai-un Rôshi (1870-1961) y su sucesor Yasutani Haku-un Roshi (1885-1973). Es un enfoque de Zen relativamente joven y reúne los elementos más relevantes de las escuelas Soto y Rinzai. En 1983, Yamada Kô-un Roshi (1907-1989) dio a Willigis Jäger la autorización para enseñar. En 1996, Kubota Ji’un Roshi entregó el Inka Shômei a Willigis Jäger y con ello la confirmación como Maestro Zen y 86º sucesor del Budha Shakyamuni.

El 23 de octubre de 2009, Willigis Jäger fue ratificado, a su vez, 45º sucesor de Lin chi (en japonés: Rinzai) por la línea china de Chan (Zen) en el Templo Bailin. En el templo del Maestro Joshû, el Gran Maestro Chan Jing Hui confirió, en presencia del Maestro y Abad Chan Ming Hai, el Dharma a Willigis Jäger.

El objetivo de la práctica que ofrece la línea de Zen “Nube Vacía” es la transparencia de la experiencia Zen en sí, la experiencia de la no-dualidad del Ser en el día a día del siglo XXI.

Con ello, esta práctica traspasa cualquier forma de manifestación confesional. La línea de Zen “Nube Vacía” se considera como una rama independiente de un “árbol Zen” ya existente cuyas raíces radican en las experiencias de Budha y los Patriarcas.

El 14 de octubre de 2018 en el zendo Ryokan de la Villa de Moya (Gran Canaria) tuvo lugar la ceremonia de transmisión del Dharma a nuestro maestro, nombrado en su día por Willigis Jäger, Celso Navarro Medina.

Los maestros sucesores de Lin Chi que ocupan el lugar 46ºen la línea Chan (Zen), Alexander Poraj, Gisela Drescher, Paula Weber, Doris Zölls y Manfred Rosen  transmitieron el Dharma durante una ceremonia íntima y arropados por toda la sangha. 

Ahora el lugar 47º de la línea Zen lo ocupa Celso Navarro Medina. Es un honor y un privilegio para nuestra sangha y una alegría que compartimos con todos aquellos que quieran acercarse a la práctica del Zen.